consejos y tendencias

Cutículas de la uñas: ¿qué hago con ellas?

Tienes dos opciones: retirarlas con alevosía o empezar a respetarlas y cuidarlas como es debido. ¿A que suena muchísimo mejor lo segundo? Pues descubre cómo ponerlo en práctica y firma una tregua —necesaria— con las cutículas de las uñas.

Aprende a cuidar las cutículas de tus uñas con Apricot Nail & Cuticle Oil de essie que las hidrata y las embellece gracias al aceite de albaricoque que contiene.
No nos acordamos de ellas hasta que llega el momento de hacernos la manicura. Entonces, nos parece que las cutículas de nuestras uñas se ven demasiado gruesas y resecas y, en conclusión, que son un obstáculo para que el esmalte luzca. De ahí nace la tentación de querer cortarlas. Pero, ¿y si te decimos que están ahí por un buen motivo? ¡Toma nota!

Las cutículas son una capa de células que componen la piel que está justo en el crecimiento de la uña. Su función es protegerla y sellarla para evitar posibles infecciones. De este modo, actúa como una barrera natural entre la parte visible —donde aplicamos el esmalte— y la zona interna o matriz donde se forma. ¿A que ya les vas cogiendo un poquito de cariño?

El objetivo: ablandar las cutículas

Hay personas que tienen unas cutículas muy desarrolladas, gruesas, que ganan espacio sobre el lecho ungueal, impidiendo que el resultado de la manicura sea óptimo y estético. ¿Es tu caso? Entonces te preguntarás cómo quitar las cutículas de las uñas. La mejor manera de hacerlo es utilizando un empuja-cutículas de silicona. Sin embargo, tienes que saber que no siempre es aconsejable cortarse las cutículas. Por un lado, al ser una barrera natural que previene las infecciones, si se corta demasiado se puede dañar la matriz y, como consecuencia, la uña puede crecer deformada. Además, como forman una capa protectora, al retirarlas le estamos dando a nuestro cuerpo la orden de estimular su crecimiento. ¿Qué significa esto? Que cuanto más las cortes, más fuerte y rápido volverán a salir.

Para paliar este crecimiento y controlarlo, es importante hidratarlas a diario. ¿Cómo? Con un producto específico que sea capaz de ablandar las cutículas y embellecerlas como Apricot Nail & Cuticle Oil de essie. Este producto contiene aceite de albaricoque que ayuda a proteger a las uñas de la sequedad para que se vean más bonitas y saludables.

Si realmente quieres notar los resultados, nada de aplicarlo “de vez en cuando”. ¡La constancia es la clave! Extiéndelo por el contorno de la uña como si fuera un esmalte y masajea para facilitar su penetración. ¿Cada cuánto tiempo? Pues de lunes a domingo, a poder ser un par de veces al día, y siempre con las uñas completamente limpias y sin restos de esmalte.

Completa el tratamiento con una base, el imprescindible toque de color —tienes una amplísima variedad de tonos y acabados dentro de la familia de essie—  y finaliza con un top coat. En función del grado de sequedad y el grosor de las cutículas de tus uñas, los resultados saltarán a la vista en cuestión de pocas semanas. Así que ya sabes: sé paciente, constante y respetuosa y tus uñas te devolverán el favor (con creces).


comprar los productos

apricot cuticle oil cuidado de las cutículas apricot cuticle oil El aceite 'apricot cuticle oil' de essie&reg; se absorbe y acondiciona las uñas con rapidez y evita que tus cutículas se sequen proporcionando una profunda nutrición.<br /> <div>&nbsp;</div>