consejos & tendencias

sal a la calle con la pedicura essie perfecta

Tanto si es temporada de sandalias como si llevas unos zapatos de punta abierta o te das una sesión de spa invernal, siempre empezarás con buen pie si llevas una pedicura essie. Luce unos pies de envidia y sal a la calle con estilo gracias a estos fáciles consejos de pedicura.

sal a la calle con la pedicura essie perfecta

Paso 1: limpia y desinfecta tus manos
Empieza tu manicura en casa eliminado cualquier pintauñas que hayas aplicado anteriormente. Este paso te puede resultar un poco complicado si llevas un tono de esmalte de uñas azul o rojo oscuro. Frotar de un lado a otro puede transferir los pigmentos a tus cutículas, dejando así una mancha. La mejor forma (y más fácil) de eliminar un color de uñas intenso es haciendo presión en tus uñas con el algodoncito impregnado de quitaesmalte. Espera cinco segundos hasta que el pintaúñas se suavice y pasa el algodoncito a lo largo de la uña. Repite este paso varias veces para eliminar cualquier exceso.

Cuando a tus uñas no les quede nada de esmalte, lávate las manos con agua y jabón (o gel antiséptico) para empezar con la maravillosa obra de arte.
 
Paso 2: corta y lima las uñas
Si tienes las uñas demasiado largas, es mejor que empieces cortándolas y no limándolas. Corta tus uñas con ayuda de tu cortaúñas haciendo pequeños cortes de un lado al otro de la uña. No empieces cortando por el centro, ya que podría ejercer presión sobre tu lámina ungueal.

Una vez que hayas obtenido el largo de uña deseado, lima tus uñas y dales forma con una lima de uñas suave y pule los bordes con un pulidor de cuatro etapas para alisar todos los bordes.

Échale un vistazo a los consejos profesionales de Rita para limar las uñas aquí.

Paso 3: pon a punto tus cutículas.
Aplica una gota de 'apricot cuticle oil' de essie en cada uña para ablandar tus cutículas. Lleva cualquier cutícula descuidada de vuelta a su sitio con un palillo de madera o con un moldeador de cutículas de acero inoxidable. No olvides que las cutículas son una barrera protectora que impide que las bacterias entren en nuestro cuerpo. Algunas personas tienen unas cutículas muy finas casi imperceptibles, mientras que las de otras personas son más gruesas. Sin embargo, ambas gozan de buena salud si se las cuida con mimo, así que no tires con fuerza.

¿Sabías que…? Antes se pensaba que poner las uñas a remojo era la mejor manera de empezar una manicura y de ablandar las cutículas. ¡Vaya mito! Poner las uñas a remojo hace que estas absorban agua y se dilaten, por lo que puede que no recuperen su tamaño real durante las siguientes 24 horas. Si aplicas el pintaúñas justo después, corres el riesgo de deteriorar su adherencia. El agua también hincha las cutículas, impidiendo que se limpien de forma exhaustiva y aumentando el riesgo de transmitir una infección si tienes un corte en el dedo. Por esta y muchas otras razones, ¡no pongas tus uñas a remojo!

Paso 4: exfolia la uña, córtala, hidrátala y límpiala. 
Al igual que la superficie de la piel, las uñas son propensas a acumular grasa y residuos. Exfolia tus uñas con una suave lima de cuatro pasos. ¡No olvides hacerlo de forma delicada! Aunque este es un paso esencial, es importante que lo lleves a cabo correctamente, ya que si pules tus uñas en exceso, puedes debilitarlas y quebrarlas.

Recorta con cuidado cualquier padrastro o piel seca con un cortacutículas. Este paso solo es necesario si tienes padrastros.

No tienes por qué prescindir de los cuidados de un spa si realizas tu manicura en casa. Una vez que hayas cortado tus uñas, hidrata tu piel con una crema hidratante, haciendo hincapié en las zonas más secas. Cuando la crema se haya absorbido, pasa una toallita con quitaesmalte para limpiar las uñas y estar lista para la parte divertida y colorida.
Paso 5: aplica tu base coat
La base de essie es muy importante si quieres obtener una manicura en la que el esmalte no presente grietas. Un base coat crea una barrera entre la uña y el esmalte que evitará las manchas. También ofrece sujeción al pintaúñas manteniéndolo en su lugar como un pegamento y evitando las grietas.

No olvides que los productos de la gama essie gel couture y essie TREAT, LOVE & COLOR han sido elaborados con una fórmula especial que no necesita base coat.

Paso 6: aplica dos capas de color

essie ofrece cientos de esmaltes essie y colores de uñas de larga duración entre los que elegir. Escoge el tono de esmalte de uñas y aplica dos finas capas de color. Espera dos minutos entre cada aplicación. El objetivo de la primera capa es cubrir la uña y el de la segunda es conseguir la máxima intensidad del color.

Elegir un color de uñas debe ser divertido, tanto si es una ocasión especial, como un día cualquiera en el que quieres mimarte, pero aplicar un esmalte de uñas en las manos puede ser todo un desafío, incluso para los profesionales, ¡sobre todo cuando tienes que utilizar tu mano no dominante! Sujeta tu mano apoyando ambos codos sobre la mesa. Si eres principiante en el mundo de la manicura, te recomendamos que empieces con la mano con la que te sientes menos cómoda para evitar los temblores al principio.

Paso 7: sella con una capa de top coat 
Una capa de essie top coat protege tu manicura y añade un acabado brillante y lustroso (o mate aterciopelado). Este paso será la guinda del pastel en tu manicura, ¡así que no lo olvides nunca!

Tanto si tienes que salir pitando o si buscas un acabado mate o un brillo de acabado gel, elige tu essie top coat aquí.

Gracias a estos consejos obtendrás una manicura essie de calidad profesional de la que presumirás con orgullo.

 

comprar los productos

apricot cuticle oil cuidado de las cutículas apricot cuticle oil El aceite 'apricot cuticle oil' de essie&reg; se absorbe y acondiciona las uñas con rapidez y evita que tus cutículas se sequen proporcionando una profunda nutrición.<br /> <div>&nbsp;</div>